Teléfono/whatsapp: +34 662944033
📦 Envío GRATIS en pedidos superiores a 70€
auraastral@auraastral.es / info@auraastral.eu
registros akásicos

LA VIDA CON LOS REGISTROS AKÁSICOS

Una de las cosas que he aprendido trabajando con los Registros Akásicos es que los Registros tienen su propia perspectiva, lo cual me proporciona una visión siempre en expansión del continuo desarrollo de la esencia de mi alma.

https://bit.ly/3JHnWnL. Sígueme para no perderte ninguna publicación.

Meditación, qué es y su importancia.1

Los <<Absolutos>>.

  1. Siempre hay algo mas que el ojo( humano) no puede ver.

Desde la perspectiva humana de una sola vida, ciertas personas y acontecimientos pueden parecer repugnantes, horribles, equivocados, incluso devastadores, como en el caso de desastres naturales como los huracanes, los tsunamis y los terremotos. Y, ciertamente, son horribles.

Pero, desde la perspectiva eterna de los Registros Akásicos, siempre hay algo más que el ojo no ve: razones que no comprendemos y beneficios últimos que no vemos. Aunque esto es cierto, los Maestros, Profesores y Amados jamás minimizan nuestro sufrimiento.

En lugar de eso, ofrecen sugerencias para no sólo atravesar una situación difícil, sino también para comprender su valor kármico. Con su ayuda, podemos descubrir el sentido de nuestro sufrimiento, y podemos crecer a partir de él. Y, con el tiempo, desde una perspectiva del nivel del alma, podríamos llegar a ver que absolutamente todos los acontecimientos, y todas las personas implicadas, están poniendo su parte a la hora de proporcionar oportunidades de crecimiento, claridad, propósito y sanación.

Podemos ver casos de este tipo por todas partes, a nuestro alrededor. Tras unas inundaciones en una ciudad, por ejemplo, que se llevan vidas humanas, que destruyen hogares y que paralizan las empresas, los habitantes de la ciudad se coordinan para ayudarse unos a otros en la reconstrucción, en tanto que los funcionarios se reúnen para encontrar maneras de mejorar las infra estructuras de la ciudad.

O, como en otro ejemplo, un niño inocente muere asesinado entre el fuego cruzado de dos bandas rivales. Esto es algo que impacta profundamente a todo el vecindario. Sin embargo, tras llorar tan dolorosa perdida, el vecindario se galvaniza: celebran vigilias de oración y reuniones cívicas, organizan grupos de vigilancia en el vecindario, y embellecen sus calles y parques. Y, con el tiempo, el vecindario se convierte en un lugar mejor donde vivir.

Así, a despecho del dolor y la pérdida inicial que algunas personas o acontecimientos pueden causar, los Registros Akásicos nos mostrarán que incluso las circunstancias más devastadoras ofrecen oportunidades para la transformación en las cuales emerge un propósito más grande, un propósito que nos ayuda a ver más allá de las necesidades individuales hasta la necesidad del todo unificado, para experimentar su bondad innata.

Cuando vemos los acontecimientos de esta manera, podemos ver por qué parace que << las cosas malas les sucedan a las gentes buenas>>. En verdad, estos acontecimientos no son personales en modo alguno, y ninguna persona o cosa es << buena o mala>>.

La perspectiva eterna niega lo bueno y lo malo. Esto significa que ninguna persona o grupo está señalada para el castigo, la venganza o la retribución kármica. Más bien, estas valientes almas y grupos de almas están soportando en realidad sus situaciones para elevar la conciencia del planeta.

2. Todos somos Uno.

Todos los seres humanos existen dentro de la Unidad absoluta de Dios. No podemos escapar a lo que somos, ni podemos evitar nuestro viaje anímico hacia Dios. Dicho de otro modo, no existe tal cosa como estar fuera o desconectado de la Unidad.

Sólo existe el estado de llegar a ser conscientes de nuestra existencia dentro del Todo. Así, desde una perspectiva akásica, todas las almas están en camino hacia el descubrimiento de que somos Uno, conectados por ( y contenidos dentro de ) la Luz amorosa de Dios.

3. Todas las cosas y todos los seres son divinos.

No sólo somos todos Uno, sino que también nuestra esencia interior es puramente divina( aunque las apariencias terrestres parezcan decirnos lo contrario). Si estamos en los Registros Akásicos y buscamos el tiempo suficiente, encontraremos la esencia divina( ese punto de Luz y de bondad) dentro de absolutamente toda alma en existencia.

registros akásicos

4. Todo el mundo está siempre en una búsqueda activa de la paz.

Desde una perspectiva akásica, absolutamente todo el mundo quiere vivir en un estado de paz, y recorrerá grandes distancias con el fin de alcanzarla. desde una perspectiva humana, los intentos de algunas personas por alcanzar la paz tienen poco o o ningún sentido.

Hitler, Stalin y otros muchos líderes en todo el mundo han estado tan comprometidos en sus propias mentes por asegurar su propia paz que terminaron destruyendo la paz de los demás. Aunque sus métodos parecen bastante dementes a los ojos de todo el mundo, estas almas estaban ( y siguen estando), desde un punto de vista akásico, en su viaje hacia el despertar a su propia divinidad y hacia el reconocimiento de su conexión con la Unidad.

Lo que ocurre es que hay almas a las que les cuesta más vidas descubrir los senderos compasivos hacia la paz. Pero esto no significa que estas personas no vayan a llegar ahí. Con el tiempo, todas las almas lo hace.

5.La reencarnación no trata de vidas <<buenas o malas>>

La reencarnación no trata de vidas buenas o malas( de una vida de crímenes frente a una vida de filantropía, por ejemplo). La reencarnación trata, más bien, del viaje que un alma en particular elige emprender con el fin de tomar conciencia de sí misma en el plano físico.

Este viaje le permite al alma conocerse finalmente en su esencia divina, crecer en su conciencia de sí misma a lo largo de diferentes vidas y en diversos contextos.

Cuando un alma llega a conocerse a sí misma, se ve agraciada con múltiples oportunidades para aprender la compasión y el amor por sí misma, así como por las demás almas. Así, en su vida como << criminal>>, por ejemplo, esa alma tiene una oportunidad única y poderosa para disolver las falsas barreras que existen en su propia comprensión de su bondad.

Puede llegar a comprender que la barrera está en la percepción, y que el comportamiento emerge de esa percepción. ( En otras palabras, el modo en que ese alma crea conocerse a sí misma en esa vida determinará el modo en que elija actuar) Pero cuando más iluminda se hace un alma, más consciente se hace de la absoluta verdad de que es una expresión física de la Luz infinita, y que es libre para ser generosa y amorosa.

Esta toma de conciencia puede tener lugar en una sola vida, como en el caso del endurecido criminal que <<llega a ver la luz>>, o puede tener lugar durante el transcurso de varias vidas. Sea como sea, está bien. Dado que el tiempo, tal como lo conocemos, no existe en los Registros, y dado que todas las almas son eternas, disponemos de todo el<< tiempo>>, y de todas las vidas , que necesitamos.

6. El Karma no trata de recompensas o castigos.

Habiendo aprendido que la reencarnación es el viaje de todas las almas hasta su bondad última y su Unidad, también he descubierto que el karma no tiene un aspecto punitivo. El karma es, más bien, una serie de relaciones de causa y efecto que nos ofrecen la oportunidad de descubrir qué resultados devienen de nuestras diferentes decisiones.

En los Registros Akásicos, la base de toda evolución se arraiga siempre en la compasión. Los Maestros, Profesores y Amados nunca juzgan nuestras acciones; simplemente nos ayudan a comprenderlas.

Saben que estamos en camino de convertirnos en lo que somos en potencia, y no se ceban con nosotros por el hecho de que no hayamos llegado a ese punto. Lo que hacen es revelarnos los factores motivadores que precedieron a nuestras acciones, los resultados más probables que se deriven de ellas.

Por tanto, depende de nosotros ( siempre) la decisión de qué acción emprenderemos después. Y los resultados de esa acción son los que crean nuestro karma. No será algo bueno; no será algo malo. Simplemente, será.

Sin la noción del karma como recompensa o castigo, nos vemos así libres para vernos a nosotros mismos desde la aceptación y la comprensión. Así, desde el ventajoso punto de vista de los Registros, puedo decir con absoluta certeza que soy un ser humano que va tomando conciencia poco a poco de su bondad inanta y de su divinidad innata.

En este instante y en todo momento, soy completamente amorosa y total, simplemente es que no siempre recuerdo ese hecho. Lo que veo cuando miro a través de los ojos de los Registros excluye cualquier necesidad de perdón, porque no existe condenación alguna. Lo único que hay es una exquisita historia de amor, la historia de la existencia de mi alma.

Aunque el viaje ha estado lleno de luchas y de momentos terribles, ha sido bendecido también en igual medida con un amor y una riqueza indescriptibles. Y siempre, a lo largo del viaje, mientras sigo recibiendo atisbos de mi verdadero yo a los ojos de otras almas, me enamoro más y más de la Unidad que somos.

Los tres noes.

La versión de todo lo que acabo de decir es lo que yo denomino << los tres noes>>. No temas, no juzgues, no te resistas. Éstas son las directrices por las cuales nuestros Maestros, Profesores y Amados quieren que vivamos nuestra vida… si dependiera de ellos, claro.

Soy consciente de que estos tres noes pueden parecer una orden tajante. Pero recuerde que esta vida es un viaje. Tenemos menos en nuestro camino hacia el No temas. Juzgamos menos en nuestro sendero hacia el no juzgues. Nos resistimos menos hasta que No nos resistimos. he aquí como funciona.

No temas

Después de trabajar durante un tiempo en los Registros Akásicos, empezamos a relajarnos porque podemos constatar que toda situación que haya podido darse se ha resuelto o será resuelta por el mayor bien de todos. Puede que no ocurra hoy mismo, puede que no ocurra ni siquiera en esta vida, pero todo problema termina trayendo consigo paz y bienestar. El Juego de la vida no terminará en tanto nosotros, las almas, no alcancemos este objetivo compartido.

También podemos ver que hay una parte de nosotros que es indestructible, una parte que nada puede destruir, que vive para siempre. Vemos que hemos pasado por vidas de una terrible pobreza, de guerras, de desastres naturales, de crueldad humana, y que sin embargo seguimos intactos. La esencia de lo que somos permanece inmutable.

Nada puede separarnos de la divinidad esencial que existe dentro de nosotros, y en la medida en que vamos tomando conciencia de que esto es real y verdadero, el miedo comienza a desvanecerse, hasta que ya no nos queda nada que temer.

No juzgues

Desde el punto de vista de los Registros, nos damos cuneta de que no somos los jueces del Universo, no somos los jueces de los demás, ¡ y que ni siquiera somos jueces de nosotros mismos! ¡ De verdad! Empezamos a ver a la gente, inclusive a nosotros mismos, como seres que crecen en su propia conciencia, que desarrollan su propia autoridad, y que toman decisiones en su propio nombre.

Se nos hace medianamente claro que el resto de personas son perfectamente capace, y que podemos confiarles sus propias vidas y decisiones. No somos los <<encargados>> de nada ni estamos en posición alguna de autoridad sobre los demás como para juzgarles.

Evidentemente, seguimos tomando decisiones por nosotros mismos, pues es en lo único donde tenemos autoridad y poder. Y el resto de las personas también toma sus propias decisiones, aunque no estemos de acuerdo con ellas. Y cuando eso ocurre, lo único que podemos hacer es decidir si queremos participar con ellas o no . Sea como se, lo único que podemos << juzgar>> es lo que es más adecuado para nosotros.

No te resistas.

Si no existe razón alguna para juzgar y no existe razón alguna para temer, entonces lo único que nos queda es no resistirnos a lo que nos hace sentirnos mal. Las causas de este malestar varían enormemente de persona a persona y de vida a vida. Hay personas que pueden sentirse mal por los conflictos en las relaciones, o incluso por un éxito desmesurado.

Otras personas pueden sentirse mal con las humillaciones o la vergüenza. Sea cual sea el motivo, cuando nos resistimos y apartamos lo que nos hace sentirnos mal, comenzamos a construir un muro energético que sigue creciendo a nuestro alrededor hasta que la misma cosa a la que estamos resistiéndonos se convierte en la barrera que nos impide seguir adelante.

La resistencia es rechazo. Si yo me resisto a una parte de mí misma, estoy rechazando esa parte de mí misma. Si yo me resisto a una persona o a lo que esa persona está intentando darme, estoy rechazando a la persona entera o a una parte de ella.

Si no me resisto, sino que dejo que las cosas sean como son, todo discurrirá por su mejor camino. Por ejemplo, si me resisto a mis sentimientos dolorosos acerca de algo, esos sentimientos crecerán a mi alrededor y dentro de mí, y me impedirán seguir avanzando. Sin embargo, si me dejo ser simplemente con mis sentimientos dolorosos, con el tiempo conseguiré desprenderme de ellos y dejar espacio para sentimientos diferentes.

Es importante practicar los tres noes porque te proporciona la oportunidad de profundizar en los Registros. Hágalo a un ritmo que le resulte confortable. Dé los pasos de uno en uno, y aborde las situaciones de una en una, y pida ayuda cuando la necesite. En la medida que aplique y emplee lo que se le ha dado, se le irá dando más. La idea estriba en crecer en la Luz infinita, no en sentirse abrumado por ella ni en dejarse cegar por ella.

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos recientes

Recibe las últimas novedades

Suscríbete a nuestra newsletter

Para recibir notificaciones sobre nuevas ofertas, promociones y talleres.